Eduardo Coudet Racing Club

    El chau del “Chacho” entre dimes y diretes

    La noticia es que Coudet, el “Chacho”, se va de Racing y lo que informaban los periodistas académicos, que se negaba en todos los sectores del club, de pronto se convirtieron en verdades, por lo que el 14 de diciembre, después del partido frente a Tigre por la Copa de Campeones en Mar del Plata se concretará su salida.

    La cuestión es que hoy conocimos el chau del “Chacho” entre dimes y diretes, porque cuando todo debió haber sido clarificado en su momento, se tomó la decisión de postergar su anuncio y cuando un mes después, aparecieron las primeras noticias periodísticas se negaron sistemáticamente hasta que la verdad salió a la superficie. Una lástima para la despedida de un técnico campeón.

    Seguramente hubo alguna razón que los llevó a tomar esa decisión y se me ocurrió pensar lo siguiente: no será que Coudet no se quería ir de golpe para no quedar como que abandonaba un plantel que en ese momento no le respondía futbolísticamente, situación que le venía bien a Racing, porque no tenía demasiadas opciones para incorporar un técnico en ese momento, ya que, salvo Ramón Díaz, tanto Sampaoli, como Beccacece, Zubeldía, Davove y Alfaro, estaban firmes en sus equipos y crease o no, este tiempo tomado permitió que cambie el cuadro de situación de la mayoría de ellos, lo que le permite al club gestionar con mas libertad.

    Obviamente comencé a preguntarme que fue lo llevó al “Chacho” a tomar esa decisión apenas tres meses después de firmar un nuevo contrato y no sé por qué, aunque fue en febrero de este año, rápidamente se me cruzó por la cabeza el problema que tuvo con Centurión en la cancha de River, situación grave, que seguramente dejo una herida abierta, la que pareció cerrarse por la salida del jugador a México y por el campeonato logrado, pero la cicatriz queda y siempre vuelve a recordar el hecho.

    Es cierto que pueden existir algunas otras causas, posiblemente el bajo rendimiento en la Supercopa de la Superliga donde quedo fuera de la competencia rápidamente, sumado a la nueva derrota en el debut de la Copa Argentina, como pudo haber sido también el cachetazo que nos pegó River en el Cilindro…vaya uno a saber, pero todos estos encuentros tienen un punto de coincidencia y es la falta de respuestas del equipo, un factor determinante que lo pudo llevar a ir madurando su decisión final.

    Revisando mis notas, encontré una del 25 de agosto de este año, referida al partido en Santiago del Estero frente a Central Córdoba, donde en un párrafo manifesté “Incluso ha desaparecido de la cara del “Chacho” Coudet esa sonrisa que sabía mostrar y que expresaba confianza, cambiándola por un rostro preocupado” porque me había llamado la atención el cambio de expresión, en una persona que siempre se mostraba no solo segura, sino siempre risueña y festiva.

    Otra posibilidad y no es menor, es que su representante le haya informado que el Inter de Brasil lo podría venir a buscar y que habría una oferta económica por demás tentadora, algo muy difícil de dejar pasar, sobre todo trabajando en un país donde se viven situaciones cambiantes que desacomodan todo lo que se tenía ordenado.

    Soy de los que piensan que estas determinaciones duelen, pero las aceptan, porque podemos ver como todos los años, técnicos de distintos equipos son echados por no ganar cinco partidos seguidos, demostrando que todo pasa por resultados positivos o negativos (como ejemplo Pochettino en el Tottenham), por lo tanto si aceptamos que los echen (cuantas veces habremos pedido que lo hagan), aceptemos que se retiren cuando les parezca, para seguir sin entender, porque siempre se habla de proyectos.

    Milito parece haber elegido su DT por lo que viajó a Brasil para ver a Sampaoli y ofrecerle el cargo, lo que abre una expectativa importante al respecto, porque estamos hablando de una persona que si bien tuvo serios inconvenientes en el Mundial de Rusia conduciendo a la Selección Argentina, su trayectoria es muy importante dado que en los equipos donde estuvo últimamente tuvo un paso exitoso, 3 campeonatos locales y una Sudamericana con Universidad de Chile, una Copa América con la Selección Chilena, buena participación en el Sevilla, etc.

    Seguramente que para tal movimiento, debe tener el aval y por sobre todo el respeto de los directivos a su decisión, porque se supone tiene la potestad para elegir a quien comandará el plantel a partir de enero del 2020, para después ponerse de acuerdo en lo económico y también quienes deciden las incorporaciones.

    En caso de que no se dé su llegada por las razones que sean y entendiendo que hay matices, como la personalidad de cada uno, su forma de manejo, etc. que seguramente Milito tendrá en cuenta, creo que sería coherente por el perfil buscado, ir por Beccacece o por Davove, caso contrario, sin llegar a ser tan diferente porque es un técnico ofensivo, puede ser Ramón Díaz (ha comentado que se ha “aggiornado” su cuerpo técnico), ya que cuenta con una historia ganadora (7 copas locales y 2 internacionales con River, 1 con San Lorenzo y 2 con Al-Hilal de Arabia Saudita.)

    El tema es que, si como se dice habitualmente, los técnicos exitosos son siempre buscados y los que no logran resultados no son respaldados, va a ser difícil encontrar una continuidad en un trabajo, razón por la cual seguiremos viviendo este tipo de situaciones.

    Hasta pronto.

    Fuente

    Lococo

    Pascual

    El hincha que hincha. Un hincha de Racing Club de Avellaneda, con todo lo que eso significa.

    Comments (1)

    1. Pascual, amigo, por favor que ni piensen en Besacheque. Un hiperquinético al pedo, un tipo al que se le dio en DyJ pero que después con los amargos dio pena y tuvo puterío en el vestuario.
      Sampaoli viene con la mochila del mundial pero si gana tres partidos seguidos todo eso queda atrás. Necesita un equipo más dinámico donde baje la edad promedio.

    Leave a Reply