Ataja el "Chango"

    Ataja el “Chango”

    ​Hace exactamente 48 años Juan Carlos Cárdenas atajó un penal. Ocupó el arco después de la expulsión del arquero Guibaudo y La Academia ganó en Rosario a Central.

    De la vida del “Chango” Cárdenas se han escrito toneladas de historias, la mayoría relacionadas a su gol ante el Celtic, de sus 92 tantos en el club y de su amor por Racing. Sin embargo existe otro suceso que será recordado por siempre: atajó un penal.

    Por la 29ª fecha del Torneo Metropolitano de 1971 se enfrentaron Racing vs Rosario Central en el Gigante de Arroyito. Con arbitraje de Teodoro Nitti los equipos formaron así, para Rosario Central: Biasutto, Pierucci, D. Killer, Fanesi, Carrascosa, Colman, Landucci, Gomez (Zavagno), Boveda, Poy y Gramajo. Para Racing: Guibaudo, Wolff, Paulino, Chabay, Rubén Díaz, Squeo, Benitez, García Sanguenis (Escalante), Luna (Batocletti), CÁRDENAS y Lamelza.

    Con el partido 2-1 para Racing (goles de Benitez y Lamelza, y Poy para Central) el árbitro cobró penal a los 61 minutos. El ejecutor “canalla” era Landucci y en dos oportunidades Rubén Guibaudo contuvo los tiros. Fue expulsado y el encargado de ocupar el arco fue Juan Carlos Cárdenas“Pensé que iba a tirar otra vez Landucci pero en eso vi que se acercaba Gramajo. De todos modos no perdí la confianza ya que la cosa era entre santiagueños. Yo me tiro a la izquierda, salga pato o gallareta. Apenas llegó Gramajo a la pelota fui al palo izquierdo. Lo hice con tantas ganas que me pasé de la pelota porque me vino más al medio. Alcance a pararla con la mano derecha, con la fuerza que traía rebotó lejos y la completó Chabay”. 

    El partido siguió su curso y La Academia obtuvo el triunfo por 2-1 en un torneo en el que finalizó en la 11º posición. Esta hazaña recién fue igualada por Agustín Pelletieri en 2012 vs San Martín de San Juan (ocupó el arco tras la expulsión de Jorge De Olivera y le atajó un penal a Gastón Caprari).

     

    Periodista

    Richard Simón Martínez

    Periodista UAJFK. El fútbol se juega con los pies y se siente con el corazón. Guardiolista de la primera hora.


    Leave a Reply