Racing Patronato

    Una semana con menos puntos y más incertidumbre

    Las cosas estaban para aprovecharlas, pero al fastidio que a los hinchas nos dejó el empate ante Banfield, se nos sumó el disgusto que nos dio el resultado frente a Patronato.

    Saben lo que pienso de los empates, que es un punto que no ayuda mucho pero que de acuerdo a como se logra, tiene efectos de triunfo o de derrota y considero que los dos que se dieron esta semana, se encuadran dentro de la última de esas sensaciones.

    Si bien es cierto que ayer pudo haberlo ganado, Reniero, Rojas, Cvitanich y “Licha” tuvieron esas oportunidades que por distintos motivos no se dieron, el consuelo del merecimiento no alcanza para calmar la bronca de haber perdido otros dos puntos importantes, que nos hubieran mantenido bien prendidos arriba.

    En cuanto a los cambios parecieron darle la razón al “Chacho” sobre todo con Reniero, que mostró facetas interesantes para pelear el puesto de titular, además de la jugada que incluye caño y disparo en el travesaño así como el gol, con un cabezazo excelente y también con Martínez quien, a pesar de no jugar hace una eternidad, tuvo un muy buen desempeño, constituyéndose los dos en los mejor del equipo.

    Pero este Racing no termina de consolidarse sobre todo en el medio campo, centro neurálgico del equipo, donde sigue sin encontrar el funcionamiento necesario para que todo gire a su alrededor y entonces sigue transitando esa inestabilidad en el juego, que hace que los hinchas suframos hasta el final de cada encuentro.

    Hoy Arias, que venía recuperando su nivel, tuvo una débil y fallida salida, que le permitió a Patronato llegar al empate, por el cual no había hecho mucho.

    La línea de fondo, salvo en el gol de Patronato, tuvo un Pillud mejor que Mena, el chileno decayó mucho en la segunda, un Donatti que tuvo un correcto desempeño y en Domínguez, nuevamente lo más destacado.

    En la zona de volantes sobresalió Martínez, que ya destaqué como el mejor, mientras Rojas si bien muestra crecimiento en su juego, por momentos es como que se va del partido, Barbona no estuvo a la altura de las expectativas y Zaracho, de floja actuación, sigue bajando en su producción.

    Y la delantera tuvo en Reniero lo mejor del equipo y en Cvitanich un acompañante que tuvo un trabajo aceptable.

    Fue una semana con menos puntos y más incertidumbre, porque a la poca cantidad de puntos logrados, se agregó el tema de la salida del técnico, entonces los hinchas no solo terminamos mortificados por los puntos perdidos, sino también con cierta angustia por esa incertidumbre que nos provoca el tema Coudet y por ende el futuro del equipo.

    Y como todo se mezcla y la confusión no ayuda, a la gran hinchada no nos queda otra que seguir alentando como lo hacemos siempre, esperando que el equipo gane la próxima fecha en el Cilindro.

    Finalmente hoy 4 de Noviembre, mi homenaje a aquel plantel y cuerpo técnico de Racing, aquel glorioso “Equipo de José”, que hace 52 años en el Centenario de Montevideo -donde tuve la suerte de estar- que con el golazo del “Chango” Cárdenas, le decía al mundo que éramos los mejores.

    Hasta pronto.

    Fuente

    Lococo

    Pascual

    El hincha que hincha. Un hincha de Racing Club de Avellaneda, con todo lo que eso significa.

    Leave a Reply