Entre la gloria ganada y la necesidad de volver

    Entre la gloria ganada y la necesidad de volver

    ​Hace 52 años Racing obtuvo la Copa Libertadores. En Santiago de Chile y ante Nacional de Uruguay logró la alegría de conquistar América. No volvió a jugar una final de dicha Copa. 

    El equipo de “José” había arrasado en el torneo argentino y debía probarse en el plano internacional. Para 1967 se incorporó a los delanteros Norberto Raffo y Joao Cardoso, al defensor Antonio Manilo, al arquero Antonio Spilinga y se promovió al juvenil Rodolfo Vilanoba. Sin grandes refuerzos y con la humildad característica se iba por el sueño americano. 

    Comenzó su aventura copera el 8 de marzo venciendo por 2-0 a River con goles de Raffo y Maschio. Era una fase de grupos que la integraban Independiente Santa Fe e Independiente Medellín de Colombia, 31 de Octubre y Bolivar de Bolivia y River Plate. La “Academia” pasó sin sobresaltos salto el episodio del vuelo entre Medellín y Bogotá para jugar con los colombianos. La aeronave tuvo inconvenientes pero pudo retomar la ruta de vuelo. Allí se selló la suerte del futuro campeón.

    En las semifinales otra vez con River, Universitario de Perú y Colo Colo de Chile. El más fuerte resultó ser el conjunto peruano que venció en Avellaneda y obligó a un desempate. Ese partido se jugó el 18 de julio y fue victoria por 2-1 con doblete de Raffo. Así Racing disputaría su primera final continental.

    El rival de la final era el aguerrido conjunto uruguayo de Nacional. El 15 de agosto se jugó el partido de ida en Avellaneda y terminó 0-0. La revancha se disputó en el Centenario el 25 de agosto y fue empate 0-0. El tercer partido se jugaría cuatro días más tarde.

    El 29 de agosto de 1967 y con arbitraje de Rodolfo Perez Osorio de Paraguay se jugó el partido en el estadio Nacional de Santiago. Así formaron los equipos: Para Racing: Cejas, Martín, Perfumo, Basile, R. Díaz, Rulli, Mori, Maschio, Cardoso (Parenti), Cárdenas y Raffo.
    Para Nacional: R. Dominguez, Ubiña, Manicera, Alvarez, Mujica, Urruzmendi, Montero Castillo, Espárrago, Viera, Celio y Morales (Oyarbide).

    La victoria fue de Racing por 2-1 con goles de Cardoso (13′) y Raffo (43′). Descontó Viera (79′) pero la historia estaba escrita: Racing Campeón de América. Para ser campeón jugó 20 partidos con 14 victorias, 4 empates y 2 derrotas. Convirtió 44 goles y el goleador fue Norberto Raffo con 14 conquistas.

    Años más tarde Humberto Maschio comentó: “En el desempate jugamos muy bien. Un gran primer tiempo. Nos pusimos 2-0. Descontaron a poco del final y hubo que aguantar. Eran bravos, no sólo los de Nacional. Todos los que jugaban la Copa. Pero nosotros eramos fuertes de la cabeza”.

    ¡Salud Campeón!

    Periodista

    Richard Simón Martínez

    Periodista UAJFK. El fútbol se juega con los pies y se siente con el corazón. Guardiolista de la primera hora.

    Leave a Reply