El Cilindro de Avellaneda

El Cilindro de Avellaneda

El Cilindro de Avellaneda, el estadio Presidente Perón, cumple 69 años. Inaugurado por el presidente académico Carlos Paillot está emplazado en el mismo terreno que la antigua cancha de madera. Además será una de las sedes de la Copa América 2020.

El puntapié inicial de esta obra se dió el 27 de marzo de 1944 con el nombramiento de una Subcomisión Pro Adquisición del Campo de Deportes. Dicha Comisión la integraban Rodolfo Lira, Daniel Gastaldi, Tito Rapallo, Tomás Otero, Francisco Balestrieri, Luis Agostino y Alejandro Unzain aunque estos dos últimos renunciaron a la brevedad. Se agregaron: José Beheran, Ramón Cereijo, Rodolfo Aramburu, Vicente Aloé, Javier Campoamor, Nicolás Diz Cortés y Joaquín Alvarez. La Comisión Directiva encabezada por Carlos Paillot logró adquirir 30.000 metros cuadrados que estaban en poder de los ferrocarriles Sud y Oeste.

El 16 de agosto de 1946 el Poder Ejecutivo Nacional firmó el Decreto 7.395, que otorgaba un préstamo de 3.000.000 de pesos para que el club los destinara a la construcción de “un gran estadio en su Campo de Deportes sito en la ciudad de Avellaneda, Provincia de Buenos Aires, para la exhibición y práctica de cultura física”.

Ramón Cereijo en una entrevista de 1981 dió más precisiones al lugar de construcción, “el estadio de Racing no se construyó en Retiro, simplemente por un problema de sentimentalismo, ya que el Presidente Juan D. Perón había ofrecido los terrenos donde actualmente está el hotel Sheraton, pero los directivos no quisieron moverse de Avellaneda”. En efecto la asamblea de socios que votó el lugar de construcción tuvo una votación muy pareja pero venció la moción de emplazar el estadio donde Racing tenía su cancha de madera.

A ese monto original se sumaron otros 8.000.000 de pesos pagaderos en un plazo no mayor a 65 años. Como muestra de gratitud el club nombró socios honorarios al Presidente de la Nación, a su esposa Eva Duarte, a Ramón Cereijo, a Juan Bramuglia (Ministro de Relaciones y Culto) y a Miguel Miranda (Presidente del Banco Central).

El último encuentro en el “viejo” estadio se jugó el 1º de diciembre de 1946 vs Rosario Central (4-6 con triplete de Carrera y Danza). En su construcción que duró poco más de dos años se utilizaron 4.000 toneladas de hierro, 4.000 toneladas de cemento, 10.000 metros cúbicos de arena y 11.000 de piedra. En total más de 27.000 toneladas de hormigón.

La obra fue encargada a la Compañía General de Obras Públicas (GEOPE), que contemplaba un gigantesco anillo de cemento, con tribunas en su parte baja y una bandeja, ambas con una capacidad inicial para 120 mil espectadores. Además en la construcción colaboraron ingenieros alemanes, quienes habían trabajado en tareas de reconstrucción de su país después de la Guerra Mundial. Su originalidad radicaba en que los escalones estaban constituidos por bloques de cemento, con la previsión de poder cambiarlos en caso de deterioro y la construcción de una enorme torre de 60 metros de altura y quince más de mástil que aún hoy proyecta su sombra sobre el campo de juego.

El estadio “Presidente Perón” se inauguró el 3 de setiembre de 1950 en ocasión de la 21ª fecha del certamen. La Academia enfrentó a Velez y le ganó por 1-0 con gol de Llamil Simes. Así formó ese día: Rodriguez, H. García, García Pérez, Fuchs, Rastelli, Gutierrez, Boyé, Méndez, Bravo, Simes y Sued. Al final del torneo Racing se consagró campeón y completó la trilogía (1949/50/51) al año siguiente.

En 1951 el Cilindro fue sede de los I Juegos Panamericanos. Allí desfilaron las 21 delegaciones participantes y se disputaron algunos encuentros del torneo de fútbol (Argentina obtuvo la medalla dorada).

En 1966 se inauguraron las nuevas torres de iluminación con la visita del Bayern Munich alemán. Se jugó un partido amistoso y fue victoria de La Academia por 3-2 con goles de Díaz, Cárdenas y Rodriguez.

El 17 de mayo de 1981 se disputó el último partido en el Cilindro debida a una clausura. Ese día venció a Huracán por 4-0 (Carrasco x4). Debido a las malas condiciones del estadio se peregrinó más de dos años por las canchas de Velez, Boca, Huracán, Independiente, Ferro y Atlanta. En 1983 fue testigo del descenso a Primera B.

En 1993 el estadio modificó su dirección ya que las autoridades de la Municipalidad de Avellaneda dieron lugar a un pedido del club para que se cambiara el nombre del pasaje Cuyo por el de Oreste Osmar Corbatta, ex jugador racinguista fallecido dos años antes. Desde entonces está ubicado en Mozart y Corbatta.

Entre 1995 y 1997 se instaló un techo celeste, liviano y translúcido montado sobre una estructura metálica que sostiene un moderno sistema de iluminación y se convirtió en el primer estadio de Argentina que posee todas las plateas techadas.

Desde su vuelta a Primera en 1985 La Academia pudo festejar la Supercopa Sudamericana de 1988 y el Torneo Apertura 2001 (pero ambos de visitante). El 14 de diciembre de 2014 se consagró campeón local por 17ª vez en su historia y el mítico Cilindro colmó su capacidad en más de 65.000 personas.

Confirmado como uno de los estadios sede de la Copa América 2020 se pensó en un plan integral de reformas del Cilindro que consta de cinco ejes: Ampliación de Palcos y Plateas; Mejora y adaptación a normas Internacionales; Mejorar la arquitectura de cada sector edilicio y deportivo; Intervenciones técnicas para resolver patologías y Accesos, Estacionamiento y Circulaciones. La obra se financia con recursos propios y ya comenzó con la reparación de las juntas de dilatación. Además se construirá una subestación eléctrica sobre el pasaje Corbatta de media tensión para lograr mayor eficacia en los consumos.

¡Feliz cumple Cilindro!

Fuente: Racing Club Oficial

Periodista

Richard Simón Martínez

Periodista UAJFK. El fútbol se juega con los pies y se siente con el corazón. Guardiolista de la primera hora.

Leave a Reply