Arrasados

    Arrasados

    Por la tercera fecha de la Superliga, Racing fue humillado en su casa y cayó 6-1 ante River sin ningún tipo de atenuantes. El equipo había comenzado ganando con un gol tempranero de Solari, pero luego, no tuvo forma de parar el vendaval millonario. Una derrota durísima que puede llegar a traer consecuencias.

    Así como ocurrió en las PASO recientes, ni el mas pesimista hincha de Racing hubiera imaginado tamaña paliza recibida ayer. Se sabía de antemano que el nivel del último campeón no era el mejor y que River sí llegaba al Cilindro en alto vuelo futbolísitico, pero lo de anoche superó todas las expectativas posibles.

    Además, estaba el condimento de que River siempre fue la “bestia negra” del Racing de Coudet, y ayer no fue la excepción; por contrario, fue el partido de mayor diferencia entre ambos equipos de los cinco disputados entre 2018 y 2019.

    La noche había comenzado bien para Racing. A los tres minutos, Augusto Solari definió con clase para adelantar a la Academia, pero tan solo se trató de un espejismo, una mera ilusión óptica. ¿Por qué? Porque el equipo de Gallardo fue amo absoluto de los 90 minutos de juego, en ningún momento de la noche permitió que Racing estuviese cómodo en el juego.

    Con una dinámica y voracidad ofensiva envidiable (digna de un equipo campeón de América), River no acusó recibo del gol académico y siguió firme a su plan, desbordando una y otra vez al local. Hasta que llegó otro hecho realmente atípico: tres goles del millonario en tres minutos. A los 34, 35 y 37 minutos, Santos Borré en dos ocasiones y Matías Suaréz pusieron a River 3-1 arriba en ese brevísimo lapso de tiempo. Y lo mas sorprendente, los tres goles llegaron de la misma forma: recuperación del balón en campo propio y pase vertical y filtrado entre los centrales académicos para dejar a los atacantes mano a mano frente a Arias. Increíble.

    Comenzado el ST Racing había intentado una leve reacción, pero la expulsión de Leo Sigali a los 5 minutos tiró todo por la borda. La voracidad de River nunca disminuyó y los goles siguieron llegando: el cuarto Nacho Fernández, el quinto de De la Cruz y el sexto de Scocco.

    Para destacar, el aliento constante del hincha de Racing, ya desconectado del seguimiento del partido y solo enfocado en el amor por sus colores.

    El Racing de Coudet definitivamente ha tocado fondo. Nunca se le vió una actuación tan baja en estos 18 meses de trabajo. Ya fuera de copas nacionales e internacionales por jugar este año, los próximos partidos serán claves para determinar si el equipo será capaz de protagonizar la Superliga que recién acaba de comenzar. Disputadas tres fechas, Racing empató dos y perdió uno, pero de no ganar en lo inmediato el margen de error será bajísimo y las chances de luchar por el campeonato serán escasas también.

    En definitiva, se viven horas durísimas en el seno del plantel donde sólo se puede revertir primero, con una real y profunda autocrítica como paso inicial. Luego por supuesto, levantando el nivel individual y colectivo del equipo y finalmente, ganando en lo inmediato.  

    Periodista

    Santiago Caviglia

    Comunicación en la UBA. Periodista Deportivo. Conductor en #LaComuRadio AM1590 Radio Stentor - Productor en Esto es Racing AM770 Radio Cooperativa.

    Leave a Reply