Soy muy feliz en Racing

“Soy muy feliz en Racing”

Ferreyra habló con La Comu por InstaLive con gran participación del público y contó de su experiencia en Racing, su convocatoria a la selección y el día a día como deportista del club. Dejó en claro sus valores y destacó uno de sus principales sentimientos: “Soy muy feliz en Racing y me hace feliz que los más chiquitos me quieran como su referente”.

Marcos Ferreyra es arquero de futsal en Racing y en la Selección Argentina Sub20, además trabaja junto al cuerpo técnico del fútbol femenino como entrenador de arqueras. Este domingo habló con La Comu via InstaLive en una charla que se extendió por pedido de los usuarios conectados.

El arquero tiene 19 años, pero no alcanzó una hora de transmisión para poder profundizar en su experiencia como deportista. Trabaja como entrenador de arqueros en futsal y simultáneamente junto al cuerpo técnico del fútbol femenino, con arqueras de la primera, reserva, sub 16 y sub 14. “Prácticamente vivo en Racing, es mi segunda casa”, expresó.

Además, destacó el compañerismo y la importancia de estar: “Los días que son tiras completas de futsal estoy desde que arranca con los mas chicos. Creo que como jugador de la primera es fundamental acompañar a los mas chicos como ellos lo hace con nosotros”. Usa la camiseta 12, ¿por algo en particular? “Prefiero la 12, creo que la 1 la usan los buenos. Además fue como un legado que me dejó Jonatan Bruzzone, él también me pidió que la use”, dijo.

Repasando sus inicios en el deporte, Marcos Ferreyra contó que juega desde los cuatro años, comenzó en un club de su barrio, donde sus padres integran la comisión directiva. “Inicié en cancha de 11 en Racing en 2011, en 2012 me suben a AFA y también seguía en Liga. En 2013 me dejan libre y el profe Paletta me dijo si quería probar en futsal, lo hice y me encantó. De 2014 en adelante me dediqué a ambas disciplinas“, contó.

Marcos debutó en la primera en 2017 contra Independiente en cancha de SECLA, “Fue un viernes, tenía 16 años“, recuerda. “Ese año fue muy duro porque estábamos en zona de descenso, fue el año en el que descendimos. Seba Pacheco, el técnico, una semana antes del clásico me dijo que me iba a hacer debutar el próximo partido y en ese momento no recordaba que se venía el clásico. Perdimos 4 a 3 sobre la hora, creo que en lo personal tuve un buen partido, recuerdo que la gente puteaba, había 400 hinchas de Independiente contra nosotros, los jugadores, pero fue una gran experiencia”, comparte. Y se refirió a la importancia de los partidos: “Los clásicos son partidos aparte, uno los quiere ganar como sea. La semana previa se vive con una intensidad terrible. Racing entrena al 100, pero la semana previa al clásico se entrena al 150, al 200, son partidos que se deben ganar sí o sí“.

Los partidos de futsal son particulares, la euforia se siente mucho más que en otras disciplinas y Ferreyra, que tiene un sentido de pertenencia con el club, opinó al respecto: “Es difícil de controlar porque uno también se pone en el papel de hincha, pero tratamos de estar lo mas pasivos y tranquilos para lograr hacer las cosas bien adentro de la cancha y poder festejar con la gente. Los partidos son intensos y nosotros también lo generamos. Creo que somos unos de los mejores del país y el objetivo es ir tras un campeonato”.

El futsal masculino de Racing sufrió el descenso en 2017 pero bastó una temporada para recuperarse, Marcos recordó el momento del que fue parte: “Fue un año muy duro, hubo un cambio en cuanto al cuerpo técnico y jugadores, a medida que nos íbamos conociendo, conseguimos el ascenso cinco fechas antes. Fue un objetivo cumplido, Racing es grande y no merecía jugar en segunda división”.

Uno de los momentos más esperados para un deportista es cumplir el sueño de muchos: representar al país con el seleccionado. Marcos recordó cómo se enteró, con 16 años, de su primera citación para integrar el plantel Sub20: “Desde el club me lo comunicaron, fue un sueño. Cuando uno es chico sueña con eso, poder vestir la camiseta de tu país es algo soñado”. Pero no todo fue un buen recuerdo, ya que estuvo ausente en los Juegos Olímpicos de la Juventud: “Es un tema que voy superando. En 2018 estábamos entrenando para los Juegos Olímpicos, yo jugaba en Quilmes (futbol de 11), hacía la pretemporada con selección y a la vez atajaba en Racing. Me agarraron de Quilmes y la Selección mis profes y me dijeron que tenia que elegir, por eso decidí a apostar al futsal y dejar fútbol 11”.

Y detalló qué lo dejó afuera de la convocatoria de la competencia en el país: “En un partido con Racing por Copa Argentina jugamos con Hebraica, y en una jugada en la que fui abajo, fue un 11 de julio, caigo y me fracturo dos dedos de la mano. Me tenía que operar y los JJOO eran en octubre. Era una lesión de 5 meses y una semana previa a la lista de la competencia yo habia quedado afuera, fue un dolor fuerte, fue un momento muy difícil, lo soñaba y nos habíamos preparado mucho. Se dio que por la lesión y por otras decisiones me quedé afuera. Eso me sirvió para ser quién soy y aprender. Hoy en día valoro mucho más cada detalle y momento”.

Por otro lado, habló de la actualidad del futsal en general: “Es un deporte que ha crecido muchísimo en todos los aspectos, la transmisión en televisión es fundamental. Hay muchos que ya viven de esto y es la aspiración que tenemos los jóvenes. Creo que en tres o cuatro años podrá ser profesional y los jugadores y las jugadoras podremos dedicarnos a esto”, y destacó: “Somos campeones del mundo, eso nos da un plus”.

Con la humildad que lo caracteriza, contó que fue criado por una familia a la que les faltaron cosas y siempre luchó ante la adversidad y destacó la enseñanza que esa experiencia de vida le dejó: “Durante los partidos te la tenés que creer porque si no te pasa por encima cualquiera, pero afuera de la cancha no hay que olvidarse de ser humilde y buena persona. Es por eso que la gente va a recordarte, por ser buena persona”, insistió.

Hacia el final de la comunicación contó su sentir en el momento en el que lo invitan a formar parte del cuerpo técnico el futbol femenino: “Me llamó Nacho Santos, el director de deportes de Racing, y me cuenta la posibilidad de sumarme como entrenador de arqueras, ya que quien estaba en ese puesto había viajado a Chile para seguir su carrera allá. Fue algo nuevo para mí y tomar ese reto fue una prueba muy importante”.

Además, Marcos no deja de lado el rol social dentro del club, colabora con Racing Integrado y no dejó de mencionar a Daniel Rosello, quien lo sumó a esta actividad en 2007: “Me importa todo lo que es colaborar con chicos discapacitados, recuerdo que hace un tiempo me enteré que no dejaban jugar a un chico con síndrome de down y no me gustó nada. No podía entenderlo, en el deporte somos todos iguales para poder ejercerlo. Hoy me siento muy feliz de acompañar y colaborar con Racing Integrado“.

Marquitos, como lo llaman en el club, es un deportista muy querido y destacado: “Los más chiquitos me dicen ídolo, pero esa palabra es muy fuerte. los chicos me dicen ídolo, pero es palabra es muy fuerte. Los nenes me piden fotos y me abrazan, son momentos que me hacen sentir muy bien, sobre todo que ellos me acompañen. Soy muy feliz en Racing y me hace muy feliz que los nenes me tengan como referente”, cerró.

Foto: Marcos Ferreyra

Periodista

Sofía Antonacci

Periodista especializada en Deportes (ISEC) - Paseo por UNSAM - En Política Racing y De Racing Somos - Socia 32078 #YoMilito - Maradoneana

Leave a Reply