“Empecé boxeo porque me quería defender”

    Sofía Robles es tetracampeona con Racing. A pesar de que su objetivo principal no fue dedicarse al deporte de los guantes, hoy es una boxeadora amateur que sueña en grande y no piensa parar hasta alcanzar su meta.

    Tiene 17 años, terminó la secundaria y en los próximos días recibirá su diploma de egresada. Sofía ‘Golovkina’ Robles fue una víctima más del bullying con el que conviven niños, adolescentes y jóvenes. Lo cuenta como una experiencia superada, pero lo recuerda como uno de los motivos que la llevó a conocer una actividad en la que hoy suma muchos triunfos.

    ¿Cómo te decidiste a empezar boxeo?

    Me quería defender, en el colegio había dos chicas que me molestaban, me molestaron todo el año. Yo hacía gimnasia aeróbica para bajar un poquito de peso, pero un día hablé con quien fue mi primer entrenador para que me enseñe a pararme y tirar golpes, así empecé.  Después me lo tomé muy en serio y arranqué a entrenar. Hasta el día de hoy nunca paré, no me tomé descanso.

    ¿Dónde comenzaste y cómo llegaste a Racing?

    Antes entrenaba en la Sociedad de Fomento Argerich, con Hernán Gauto. Me habían dicho que el gimnasio de Racing estaba bueno, que acá eran excelentes profesores y me llamó la atención. Quise venir a probar y me gustó. Pensé que el cambio de gimnasio me iba a afectar y no iba a poder avanzar, pero me adapté bastante bien al grupo, pude salir adelante, pude meter varias peleas, tuve siete peleas acá. Estoy contenta con eso, me hace bien representar a Racing. Acá hay mucho compañerismo y nos brindamos apoyo entre todos.

    ¿Por qué te llaman ‘la Golovkina’?

    Mi ídolo es un boxeador kasajo, Gennady Golovkin. Yo al principio entrenaba con Darío ‘el Colo’ Fernández, fue él quien me puso el apodo, fue por mi fanatismo. Empecé con él en Unidos de Diamante.

    La Golovkina llegó a Racing el 5 de abril de 2018 y su primera pelea con la albiceleste fue el 21 de ese mes: Final del Torneo Regional Femenino de Juveniles. En la Federación Argentina de Box (FAB) fue donde Sofía alcanzó su primer título representando a Boxeo Racing. Antes, había logrado el título de la Liga de las Estrellas, también disputado en la FAB, con la victoria por puntos frente a Wendy Gordillo. Sumado a que se coronó Campeona Regional, representando a Racing logró el Torneo Nacional Femenino 2018 en categoría 54 kg y Guantes de Oro Zona Sur, en categoría 51 kg, además de ganar la primera edición de la Copa Boxeo Racing Proyec.

    ¿Perdiste algún combate?

    Perdí dos peleas. Perdí una contra Agustina Vázquez, una chica de la selección, y contra una boxeadora de Solano, Laila Romero. Pero sentí que esas dos peleas no las perdí, eso fue lo que me hizo muy mal, me costó bastante volver a confiar en mí. Nunca me tomé un descanso pero sí me tomé un tiempo sin pelear, habré estado cinco meses, pero seguí entrenando. Me sentí muy frustrada la primera vez que perdí. La chica tenía trayectoria en la Selección, era mi segunda pelea y ella sumaba más de cuarenta, tenía viajes internacionales y para mí era un desafío, le quise pelear, pero perdí…

    ¿Tuviste revancha?

    Yo lo dije, algún día quizá se dé la revancha, yo no la iba a buscar. Y se dio y gané, gané por decisión unánime y le hicieron una cuenta en el primer round a los 15 segundos. Le di dos manos muy potentes, creo que fueron las mejores manos que metí y le hicieron una cuenta, ganamos por unanimidad.

    Estás entrenando con la Selección en el CENARD, ¿cómo llegaste a probarte?

    Después de ganar el Nacional, Maxi (Tejada, entrenador de Boxeo Racing) y otro de los que me entrenaron hablaron con Daniel González, entrenador de la Selección, para que me vean en el CENARD. Me llamaron, fui a hacer la prueba, les gustó y quedé. Trato de ir, aunque queda lejos, dos o tres veces por semana, por el colegio se complicaba un poco con los tiempos. Quizá el año que viene pueda ir más días, sería ideal.

    Hace poco publicaste en una de tus redes sociales que nunca dejaste de soñar ni de plantearte objetivos claros. ¿Cuál es tu objetivo más importante hoy?

    Ser campeona olímpica, la intención es esa. Me estoy preparando, pero hay que tener un poquito de suerte para llegar a ganarse el puesto de titular. Es muy difícil el boxeo olímpico y yo todavía no tengo ese estilo que se requiere para boxear olímpicamente. Maxi (Tejada) me está ayudando mucho en esto, en la Selección también. Todas las herramientas que me den las voy a ir agarrando para poder sumarlas y llegar a los juegos olímpicos.

    ¿Siempre te mantuviste firme en este camino o alguna vez quisiste dejar la actividad?

    Siempre se nos pasa eso por la cabeza, pero es temporal. Me gusta mucho el boxeo y tengo muchas promesas, por mi familia y un montón de cosas. Eso me alienta a seguir. Como muchos, a veces cuando quiero dejar todo, vuelvo a levantarme porque quiero ser campeona olímpica, lo prometí.

    ¿Cómo influye tu familia en tu actividad?

    Mi mamá siempre está al pie del cañón, como mi papá, pero él no puede venir a verme porque es un hombre que trabaja todo el día, es muy trabajador, él nos tiene muy bien a nosotros. Los dos nos enseñaron muchos valores a mí y a mis hermanos. Tengo dos hermanas (23 y 14) y un hermanito que algún día lo voy a hacer boxeador, ja!

    El tema social actual es la figura de la mujer, el empoderamiento y la igualdad. Ciertos deportes son erróneamente marcados para tal o cual género, ¿cómo ves al boxeo en este caso?

    Cualquier deporte es bueno para desconectarse. Mucha gente se mete en boxeo para descargarse, por situaciones o problemas de su casa, la necesidad de salir adelante, de triunfar… Creo que el deporte no tiene género, cada uno es libre de hacer lo que quiera sin que nadie juzgue o te diga que esto no es para mujeres, como cuando dicen que gimnasia artística no es para hombres. Cualquiera tiene el derecho de hacer lo que le gusta sin que lo señalen. Creo que lo que está mal es decir que la mujer no puede boxear o jugar a la pelota, cada uno elige lo que lo hace feliz.

    Sofía Robles se emociona en cada triunfo. Cuando el árbitro del combate levanta su mano, ella apunta hacia arriba, al cielo. Confía que desde allá llega su fuerza para levantarse cada día, para luchar por su meta y lograr objetivos. Nada detuvo a la Golovkina, que sigue soñando y que invita a animarse a salir adelante.

    Periodista

    Sofía Antonacci

    Periodista especializada en Deportes (ISEC) En Política Racing y De Racing Somos Socia 32078 #YoMilito Maradoneana

    Comments are closed.