Pedro Ochoa, el crack de la afición

    Pedro Ochoa, el crack de la afición

    Se cumplen 72 años del fallecimiento de Pedro Ochoa, el crack de la afición. Fue uno de los pilares de la construcción de la gloria académica.

    Había nacido el 22 de enero de 1900 en Avellaneda, pasó por las Inferiores de Independiente, llegó a Racing para la Cuarta División y debutó en Primera en 1916. “Ochoa mantenía siempre la cabeza en alto y tenía una gambeta simple y directa.

    A su baja estatura la aprovechaba para filtrarse en espacios reducidos. Tenía una jugada patentada que repetía permanentemente: empezaba recostado sobre la derecha, se encerraba para encontrar el hueco y metía el quiebre de cintura para quedar perfilado de diestro”.

    ​En un país que daba sus primeros pasos (el voto sólo masculino comenzó en 1916) Racing Club era el dominador absoluto de la Asociación Argentina de Football (La Academia consiguió 7 títulos consecutivos) y Ochoa era uno de los pilares sin embargo recién ganó la titularidad plena en 1919 y formó un binomio de excepción con Natalio Perinetti, extremo derecho.

    “¿Si pienso las jugadas? A veces sí, pero cuando se pasa a un jugador y sale otro y otro, ya no puede pensar porque la cabeza no da. Entonces la piernas se encargan de seguir haciendo las gambetas”.

    Era tal su genialidad con la pelota que tenía un hincha muy particular: Carlos Gardel. El “Morocho del Abasto” lo fue a ver en un partido amistoso frente a los uruguayos en 1924. Gardel se hizo hincha de La Acadé por influyo de Elías Alippi (actor, productor y director teatral). Años más tarde el crack académico quedó inmortalizado en el tango “Patadura”:

    “..Y ser como Ochoíta..
    el crack de la afición..”

    A pesar de su calidad jugó muy poco en la Selección. Debutó el 30 de octubre de 1927 vs Bolivia (7-1 con dobletes de Luna, Carricaberry y Seone, y Recanatini). Así formó la Selección: O. Díaz, Bidoglio, Recanatini, J. Evaristo, Monti, Fossa, Carricaberry, PEDRO OCHOA, M. Ferreira, Seoane y Luna. Además ganó la Copa América de 1927.

    Se retiró en 1931 con 212 partidos jugados y 108 goles convertidos. Además conquistó 12 títulos (6 torneos locales, 3 Copas Ibarguren, 2 Copas Aldao y 1 Copa de Honor).

    Luego de su retiro se radicó en Tandil, hizo vida de chacarero y volvió a Buenos Aires para trabajar en la Inferiores de Racing. El 6 de septiembre de 1947 falleció a causa de un infarto.

    Fuentes: revistas El Gráfico y Un caño.

    Foto: Sitio oficial

    Periodista

    Richard Simón Martínez

    Periodista UAJFK. El fútbol se juega con los pies y se siente con el corazón. Guardiolista de la primera hora.

    Leave a Reply